Nidra Mater

Soy Jorgelina. Jor, para mi gente más cercana.

¿Cómo estás?
Es una pregunta retórica… Palabras más, palabras menos, creo saber la respuesta.
Yo estuve en tus mismos zapatos. Yo hice tu mismo camino. Yo busqué hasta debajo de las piedras una esperanza. Como ahora estás haciendo vos, aquí.

Por eso, si hoy me ves así es porque transité todo un proceso.
Y logré salir de ese círculo de frustración constante que todos los meses me daba el veredicto de “no estás embarazada”.

1.
2.
3.
4.
5.

Detrás de estas fotos hay algo que no se ve a simple vista, una transformación de mí misma, consecuencia de entender:

  • que la fertilidad es un principio natural. Mi hijo es una de las manifestaciones de mi capacidad de gestar y de crear, no la única.

  • que el cuerpo guarda memorias que la mente racional no comprende. Y es mi responsabilidad escucharlo y cuidarlo.

  • que la gestación de una vida (igual que todas las semillas) requiere de una amorosa preparación previa.

Entendí que quedar embarazada no es una foto, sino una película: un viaje hacia mi profundo interior femenino, hacia ese útero sagrado que origina todas las formas de vida que puedo entregar al mundo.

Entonces quise convertir ese viaje interior (el más importante de mi vida) en una mano tendida hacia otras mujeres. HACIA VOS.

Porque el resultado positivo que tanto deseaba llegó cuando me puse en un camino de búsqueda nuevo.

Nació mi hijo y nació Nidra Mater.

De la mano de ambos encontré el nuevo sentido de mi vida.

¿Qué puedo hacer por vos?

Te puedo comprender.

He vivido en carne propia la sensación de soledad y confusión. Decenas de veces me hice la pregunta “¿por qué a mí?”. Llegué a odiar mi cumpleaños, que solo parecía marcarme un año más lejos de mi sueño. Creo que experimenté la envidia por primera vez en mi vida cuando otras mujeres de mi entorno me daban felices su buena noticia de embarazo.

Ya ves, a todas se nos despiertan sentimientos insólitos.
Por eso nada de lo que me digas va a resultarme ajeno. Te puedo escuchar.

Y, si accedés, puedo mostrarte otra perspectiva: aceptar lo que te está pasando, mirar aspectos de tu cuerpo físico y espiritual que suelen quedar desatendidos, recuperar el mando, ser protagonista y activa.

Reconectar con TU CAPACIDAD CREADORA, CON TU FERTILIDAD EN TODO SU AMPLIO SENTIDO.

Y así te puedo acompañar en el amoroso camino de la PRECONCEPCIÓN.

Creo que la fecundidad se estimula desde tu centro más íntimo hacia el afuera. Probablemente, hasta ahora, solo intentaste hacerlo al revés, desde la “infertilidad”.

Sí, dejame decirte con honestidad lo que no puedo prometerte:

No puedo hacer tu tarea, la perseverante y paciente tarea de creer en tu capacidad de crear y de poner esa capacidad en acción.

La medicina alopática ya tiene sus respuestas con base en sus estadísticas. Ya ha puesto el cerco, los límites de lo se puede hacer y esperar.

Yo te propongo que saltes ese cerco y veas que hay opciones, que podés hacer algo más.

Conocé NIDRA MATER

Un espacio por fuera de lo que has probado hasta ahora.

Junto a otras mujeres que en este mismo momento están viviendo tu misma situación. Si lo deseás, también con tu pareja.

En tus tiempos, a tu ritmo, sin presiones.

Complementando el tratamiento que estás evaluando con tu médico o intentando el embarazo de manera natural.

Transformando la ansiedad, las dudas, las pérdidas, el dolor… en movilización interna, en energía positiva.

Partiendo de la premisa fundamental: sentirte y saberte SANA.

Retomo lo que te decía más arriba.

En mí hubo un antes y un después.

Le di un giro a mi profesión como administradora de empresas y me refundé para ayudar a otras mujeres en el emprendimiento más grande de sus vidas: la maternidad.

Aprendí nutrición naturista, fitomedicina, biodescodificación, mindfulness, yoga integral. Me formé en ginecología natural, salud reproductiva, fertilidad humana y sexualidad sagrada.

Encontré miradas complementarias en otras terapias. Reconocí el valor de la introspección y revisé mi historia.

Me renové. Aprendí a apreciar el pensamiento lateral, ese que nos saca de las encrucijadas.

Y como resultado de todo ese proceso, concebí, gesté y di a luz el concepto de la FERTILIDAD CONSCIENTE, el pilar fundamental de NIDRAMATER.

Hoy puedo sentirme feliz ayudando a que otras mujeres pasen de la angustia a la esperanza, del desánimo al optimismo, de la confusión a la proactividad.

Y también, te lo confieso: cada vez que me pongo en contacto con una mujer en tu situación, me conmueve profundamente. En cada una revivo mi propia experiencia.

Ahora que me conocés mejor, quiero escucharte a vos:

¿Cuál es tu historia?

Vamos, contáme. ¿Agendamos una cita?