Pongamos un nombre: Violencia Reproductiva

Pongamos un nombre: Violencia Reproductiva

 

En mí recorrido acompañando mujeres y parejas en búsqueda de lograr la concepción o sostener la gestación me he encontrado muchos casos donde se ha perdido la confianza en la propia capacidad a pesar de tenerla. Yo fui la primera que conocí….luego me fui identificando en muchas historias que me contaron.

Gran parte de esta pérdida tiene que ver con la influencia e identificación con la información y trato recibidos en estudios y tratamientos de reproducción o en la comunidad en general que por lo tabú del tema, aún desconoce las implicancias de sus palabras. Sin intencionalidad, las palabras nos afectan sin dudas.

La verdad es que no es de mi agrado hablar de violencia, ya que implica víctima y un victimario. Vivo pregonando el empoderamiento en el propio proceso y la capacidad de elegir qué hacer y con qué identificarnos. Pero lo cierto es que existe y para reconocerla y sanarla primero tiene que tener un nombre.

En 2018 empecé a publicar sobre este tema para difundirlo. Pensé que había creado yo el nombre, pero al año siguiente una colega psicóloga amorosa, me contó que estaba el ítem expresado en la Ley de Violencia obstétrica, todo esto hablando de la ley Argentina de Violencia obstétrica. Investigando veo papers en todo el mundo sobre el tema que excede a lo que en mi servicio recibo.

La cosa es, en definitiva, no importa quién inventó la frase.

Mi intención es:

  1. Difundir los casos para que nos identifiquemos y enfoquemos nuestras energías en lo que SI podemos hacer para conectar con nuestra Fertilidad.
  2. Instruir, inspirar a la comunidad en general y la médica en particular que interactúa en estas situaciones y que aún no identifica el impacto.

Para empezar, hoy te invito a pensar si pasaste por una situación similar o diferente a las nombradas abajo que pueda identificarse con este concepto. Y acto seguido a des-identificarte con ella.

 

Estos son algunos de los testimonios que he recibido:

«Sí esperaste tanto para tener un hijo yo ahora no puedo hacer nada, tus óvulos no sirven sólo te queda un donante»

«Tenes que parir el feto, tenés que esperar el turno no es una urgencia» (situación, una gestante espera turno para parir su hijo sin vida con una gestación de 5 meses).

«Tenes baja reserva ovárica, vas directo a ovodonacion (para una mujer de 32 años)

Con «Menopausia precoz» no podes tener más hijos. Esta mujer no lo acepto y ahora recibió a su tercer hijo.

En una histeroscopia exploratoria, extirpación de una trompa. La mujer se enteró luego al despertar y aún duela  el órgano perdido. NO era una urgencia con riesgo de vida, era para ella un proceso exploratorio.

“Me dijeron que mis óvulos no son suficientemente fuertes para crear vida”, de adolescente había tenido anorexia.

 

Te invito a que revises tu historia y NO te identifiques con frases ligadas a la imposibilidad o a la muerte.

Podemos identificarlo como algo externo, violento e ir por otro camino sin que nuestra confianza se vea afectada o desmoronada.

 

Llevemos nuestra energía a reconocer que somos seres vivas, cíclicas, creadoras, la vida se renueva a cada instante en nosotras y tenemos el PODER de gestionar nuestra salud, sanarnos, mejorando hábitos, estilo de vida, siendo más amorosas con nosotras.

 

Si te sentís identificada escribime! Te leo!

 

Con amor Jorgelina

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.